¿Innovando? Un modelo

Friday, 29 Dec 2006

Innovación: ¿divino tesoro? ¿una moda? ¿una necesidad? ¿un engaño? ¿genética? ¿aprehendible? ¿una palabra gastada? ¿algo indefinido? …..

Llevo 30 años trabajando, experimentando e investigando sobre innovación: libros, artículos científicos, de divulgación, ciclos, redes, formación, experiencias, …. ahora en febrero verá la luz el último libro (“Innovation and Knowledge Management”), una especie de manual, que contiene el modelo de innovación, la metodología, los sistemas más propios de esa metodología y diez herramientas innovadoras.

Han experimentado mi forma de trabajar más de 500 empresas y empresarios, la mayoría de pymes, cerca de la decena de grandes empresas e instituciones de todo tipo en programas ad hoc, más de 1.000 profesionales de la docencia, de la consultoría y de las organizaciones, y más de 5.000 alumnos de licenciatura y de posgrado. He aprendido de todo ello mucho, y cada día tengo la oportunidad de aprender más aceleradamente, dado que las experiencias son más complejas y enriquecedoras, tanto para mí y mi equipo, como para aquellas organizaciones que utilizan mis servicios.

Voy a sintetizar mi modelo, mi método y sus sistemas y voy a proponerles como pueden ampliar y mejorar su ventaja competitiva en los mercados globales a través de programas de innovación, siguiendo una metodología MINING. Este es mi plan expositivo.

Empezaré por el modelo. Voy a intentar ser muy sintético.
Una escalera para “escalar” hacia la innovación. El primer peldaño seguro que todos Uds. ya lo han subido, o al menos, les resulta muy familiar. Siempre se podrá hacer más, pero el CEMENTO DE UNA ORGANIZACIÓN ES LA CALIDAD. “Primero, CALIDAD”, ese es el slogan. La calidad, simplificando, tiene dos apoyos: la tecnología y el I+D, por una parte, y la mejora continua, por otra. Tecnología sin mejora continua es dependencia del I+D de otros y al final no tiene futuro. Mejora continua sin tecnología actualizada, es como un jugador de baloncesto sin fundamentos. Detrás de estos dos apoyos, está una derivación, que normalmente no aparece netamente, aun en las empresas ya empeñadas en Total Quality Management y EFQM, los grupos de trabajo. Están ahí, sobre todo detrás de los sistemas de calidad avanzados, pero no acaban de cuajar totalmente en nuestra sociedad individualista. Primer peldaño recorrido: Primero, Calidad y primera C del modelo.

El segundo peldaño, la segunda C es el CLIENTE, la orientación estratégica y global hacia/con/desde el cliente. El Cliente, no lo olviden, paga nómina y beneficios; el cliente, no lo olviden, “siempre tiene la razón”. El Cliente no es un problema de comerciales o de vendedores, es un problema de TODA LA EMPRESA, es preciso sentir en la “carne” las huellas del cliente, sentirlo como OPORTUNIDAD y no como dificultad, sentirlo como RETO y no como barrera, trabajar para atenderlo mejor porque se vive de él. No podemos explotar a los que nos dan de comer. Sería de desagradecidos. Mucho hay todavía que avanzar en cuestiones de CLIENTE, porque en la mayoría de las organizaciones no es un problema global ni una oportunidad que se puede aprovechar, ni un límite que puede ser interesante sobrepasar, para avanzar e innovar. El CLIENTE además, nos aporta el valor humano quizás más apreciado, el Respeto. Lo dejo aquí, segundo peldaño, el cliente, queda todavía mucho por hacer.

El tercer peldaño está más cerca de la empresa innovadora, pero estamos todavía lejos de llegar a él……., es la tercera C del modelo: COMUNICACIÓN, intercomunicación, interrelación, cooperación, colaboración, intercambio, ……. Complejidad, densidad del tejido de relaciones, grupo de trabajo, dirección innovadora basada en el grupo de trabajo y en los procesos participativos ……. En último extremo, son los espacios de inter-comunicación, los espacios de innovación potencial, donde nos jugamos el futuro. Si tuviese que establecer una función central de la innovación sería:

Innovación = f(Calidad de Comunicación, ……)

La comunicación no sólo es interna para profundizar en nuevas propuestas y más colaboración; la comunicación es básicamente con el Cliente, y la comunicación se convierte en el semen de Calidad, su fundamento último para la mejora continua.

CCC no es sólo una empresa de cursos por correspondencia, sino una antesala de la Innovación. Una empresa es innovadora si ha recorrido los peldaños que conducen a la competencia y a la renovación permanente. En mi libro “En la Espiral de la Innovación”, se identifica a seis empresas españolas que han recorrido una gran parte del camino, pero que como Sócrates “saben que no saben nada” y por eso son innovadoras, más sabias. Si se duermen, perderán los laureles …… y la cicuta acabará con su vida …. ahora intensa e innovadora.

Siguiendo el mismo esquema, quiero decirles lo que es camino hacia innovación, pero hoy ya no permite ventaja competitiva. La ventaja no está en la última tecnología, ni en tener un sistema de mejora continua; la ventaja no reside en tener un buen customer care o un enfoque estratégico al cliente; la ventaja tampoco se construye sólo con creer en las personas y en sus competencias y decir que “son el activo más importante de la empresa”; la ventaja competitiva se consigue y se conseguirá en el futuro ya inmediato pasando por intensificar la densidad y la calidad de las relaciones entre personas hacia proyectos, en la CALIDAD DE LA INTER-COMUNICACIÓN.

Es necesario que empecemos a contemplar el río de la vida de forma activa, DIALOGANDO, como dice Hesse en el Sidhartta, adelantándonos y previendo su curso para así poder disfrutar de sus remansos, de sus corrientes, de sus torrenteras y saber entonces, que la aventura es posible, porque evitamos el miedo a perder su corriente y quedarnos rezagados.

Innovar es ser un adelantado, es adelantarse, y de esa forma, reducir los miedos y las incertidumbres y disfrutar del trabajo bien hecho y de los descansos bien ganados.

Dejar un comentario