Innovando desde la experiencia

Tuesday, 30 Aug 2016

Innovando desde la experiencia

La experiencia es una variable implícita en mi modelo de innovación. Todo esto se hace a partir de la experiencia, de la acción, de la práctica. “Se hace el camino al andar”, decía el poeta. “La experiencia es la madre de la ciencia”, expresa otro dicho también común.

La experiencia, la realidad, la acción de experimentar y vivir, es la antesala de la innovación. La innovación se hace, se aprende haciéndola, se disfruta viviéndola en directo. Nada de “flash-backs”, ni de conceptos, ni de recomendaciones: A LA PISCINA, tírense cuando más pronto mejor. La gente se ahoga en el mar o en el río, pero no en la piscina.

En la piscina se aprende a nadar, antes que en el mar o el río: es un lugar adecuado para aprender haciendo. Hasta el agua no está tan fría y puede estar hasta templadita: no lo dude más, seguro que no se ahoga. Coja impulso y, hala, a la piscina. La experiencia es la base del aprendizaje, es la base de la vida, es el mejor fundamento para hacer las cosas bien y para mejorar. Por tanto, no lo dude: tírese a la experiencia y la práctica; ahí es donde realmente va a aprender. De la misma forma que aprendieron los Ronaldo y los Khun Agüero, en la calle y con pelotas de goma o de trapo, o los Jordan y Bryant, o los Ballesteros, o los Santana. Haga, como decíamos en mi tierra, “la lata”, juegue con la lata mientras hace “novillos”. No se intoxique todos los días en clase; salga, pida prácticas, no se contente con teorías, demande oportunidades para hacer cosas; deje de calentar el asiento; experimente; viva la vida, atrévase con la realidad; y por favor, no se aísle del mundo, tampoco del mundo teórico; consolide sus aprendizajes prácticos con la teoría, con la experiencia de otros, con los modelos, con contrastes; no piense que está ud. sólo en el mundo.

Hay mucha otra gente y tremendamente interesante y complementaria. Pero no lo olvide: experimente, viva la vida, aprenda haciendo, aprenda experimentando: tírese de una vez a la piscina. Como dice aproximadamente -soy poco correcto con las citas literales- Paulo Coelho, “el destino te acompañará y te protegerá”.

La experiencia no se traspasa a través de síntesis y modelos. Hasta que vivimos nuestra propia experiencia no empezamos a aprender; nos pueden ayudar con experiencias similares, pero en último extremo, la única experiencia que importa es la propia.

Es bien cierto que vivir la experiencia se aprovecha mejor si se tiene consciencia de la misma, si se aprende y consolida los aprendizajes, si se tiene memoria de su propia vida. Y en ese sentido, llevar un diario de aprendizajes o lo que es hoy un blog o cuaderno de bitácora es una buena experiencia, que da solidez a la experiencia misma.

Dejar un comentario